"Este año el consumo de acero debería crecer el 6%"

Colombia está en la senda del crecimiento y es algo que la industria del acero debe aprovechar. Con esta premisa, pero con la incertidumbre que aún genera la competencia de China calificada por algunos como "desleal" (ver recuadro), Camila Toro, directora del comité del Acero de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), prevé que "este año puede ser mejor". 

A pesar de todo, la directiva considera que hay oportunidades en vivienda, a través de los programas sociales del Gobierno y en infraestructura, de la mano de las vías 4G. Estos impulsarán la demanda de aceros largos que se producen en Colombia para construcción, y la barra corrugada que se usa en puentes y otras obras. Sobre todo lo sucedido en el 2016, Toro reconoció que sabían que sería un año de incertidumbre. "El fenómeno del niño y las expectativas económicas lo presagiaban; sin embargo, se sumó algo que era inesperado: el paro camionero que afectó a nuestro sector, porque el transporte del material fue más complicado y las obras de vivienda moderaron su ritmo ante la dificultad de hacerlo llegar a tiempo". 

Aún así, la representante de la Andi espera que lo que no se pudo hacer en el 2016 sea viable este año. Recordó que la producción de aceros largos llegó a 1,3 millones de toneladas (-7 por ciento frente a 2015), mientras que el consumo sumó 2,3 millones de toneladas (-9 por ciento, también respecto al 2015). Para contrarrestar esa situación, la idea es crecer al ritmo de los proyectos bandera del Gobierno. De ser así, el consumo debería incrementarse cerca del 6 por ciento del año pasado. "A la vivienda y la infraestructura, que mencioné antes, debemos agregarle el programa de infraestructura educativa, con el desarrollo de 30.000 aulas en el país en 3 años que, seguramente, impulsarán la demanda", concluyó la directiva.