¡ QUÉ PATADA !

Desde enero de este año, varios países europeos se han visto afectados por el uso de carne de caballo en diferentes productos. En supermercados de Reino Unido, Francia, España, entre otros países, la descubrieron en alimentos que estaban etiquetados como carne de res y en otros que aún estaban sin etiqueta. Además, ésta escandalosa práctica afectó a dos de las multinacionales más grandes del mundo: IKEA y NESTLÉ.
 
IKEA, multinacional sueca dedicada a la fabricación y venta de muebles y accesorios para el hogar, entró en crisis desde que se descubrió que en algunos de los restaurantes de los almacenes de la compañía en la República Checa, sus famosas albóndigas estaban hechas con carne de caballo, a pesar de estar etiquetadas como si fueran de carne de res y de cerdo.

Por otra parte, NESTLÉ, compañía agroalimentaria líder y una de las empresas con mejor reputación corporativa a nivel mundial, también se vio afectada por la venta de productos cárnicos bajo su marca “La Cocinera”, pues estos son provenientes del distribuidor español Servocar, quien está siendo acusado de la comercialización de carne de caballo. 

Las reacciones por parte de las empresas fueron inmediatas.

IKEA decidió retirar preventivamente la comida de todos sus restaurantes, admitiendo que las albóndigas con carne equina se distribuyeron también en Portugal, Holanda, Bélgica y Reino Unido. Asimismo, dejaron de vender salchichas y pudin de repollo en Europa, y ordenaron la realización de un análisis genético de las carnes en todos sus almacenes.

La respuesta de NESTLÉ fue más contundente. La compañía anunció que iba a retirar del mercado productos cárnicos de su distribuidor español Servocar, luego de descubrir que estos contenían un porcentaje superior al 1% en el rango que determina la adulteración de los alimentos. De igual manera, NESTLÉ confirmó que dejaría de comprarle a Servocar y emprendería acciones legales en su contra para exigir responsabilidad ante esta situación.

Al parecer las medidas que NESTLÉ adoptó, fueron más efectivas que las de IKEA, pues a raíz de este escándalo, las autoridades aduaneras en China, examinaron los productos de IKEA y encontraron bacterias en tartas de almendras con mantequilla y caramelo. Pese a que esto no representa una amenaza para la salud humana, IKEA tuvo que enfrentar otra crisis y se vio obligada a sacar 1800 pasteles del mercado.

Con el fin de restablecer la confianza de sus consumidores, IKEA anunció que iba a investigar a todos sus proveedores para que situaciones como ésta no vuelvan a repetirse,  insistiendo que su compromiso es ofrecer a sus consumidores “alimentos de alta calidad, seguros, saludables y producidos de manera responsable".

¿Quién enfrentó mejor la crisis,  IKEA o NESTLE? ¿Por qué? Opine
 
Fuente imagen: http://www.hollandsentinel.com/community/blogs/editorial-cartoons/x1551254830/Ikea-meatballs-and-horses